miércoles, 16 de agosto de 2017

¿Cómo se comprende el decreto de explotación Arco minero ?



En Venezuela, parte del Mundo Perdido de Sir Arthur Conan Doyle, de ese anhelado Dorado de miles de exploradores europeos de la época victoriana, zona de más de 90 montañas únicas en el mundo llamadas Tepuyes, zona del Soberbio Orinoco de Julio Verne, del Salto de agua más alto del mundo, del Orinoco de Alexander von Humboldt ,  territorio de más de veinte pueblos originarios lleno de vestigios arqueológicos esta ahora bajo la sombra del decreto de explotación del Arco Minero del Orinoco una de las áreas de mayor diversidad biológica y cultural de Venezuela y del mundo.

¿Qué implica el desarrollo del Arco minero del Orinoco al sur de Venezuela ?, que se gana y que se pierde en términos de biodiversidad, cultura y salud con esta propuesta de explotación ? son temas a ser abordados por tres voluntades expertas, conocedoras que se unen en un proyecto editorial de crowfunding para plasmar en un ejercicio editorial (revista) la dimensión y el alcance de esta explotación.

La Sociedad Venezolana de Ecología, el Grupo EXPLORA NatureProjects y la ONG ambientalista PROVITA, se han unido para dar una visión multidisciplinaria de las eventuales consecuencias de la explotación minera nunca antes vista en la zona. Zona que abarca 111.843,70 Km2, lo mismo que la extensión de Holanda, Bélgica y Suiza unidos. Dicha explotación implicaría impactos ambientales y socio-culturales incluso más allá de las fronteras del Venezuela, que incluye parte de las cuencas de ríos importantísimos que drenan al Orinoco, el sexto rio más grande del mundo y el tercero en caudal.

Las experiencias que se conocen en Venezuela de la minería pasan por procesos nada amigables con el ambiente, sumados a las normativas o no de la actividad, impuestas por el Estado o por las comunidades que se dedican a este oficio a través de la geografía donde potencialmente existen los minerales solicitados.

Para conocer las implicaciones de la minería al Sur del Orinoco es necesario informarse. Con esta edición especial de la Revista EXPLORA con la Sociedad Venezolana de Ecología y PROVITA, se quiere poner a disposición de todos el conocimiento de expertos para que cada quien desarrolle una opinión personal sobre el macro proyecto minero llamado“Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco -ZDEN-AMO-”.

Con su aporte, con su donación se editará esta revista a ser distribuida gratuitamente a las miles de personas y comunidades que serán las más afectadas por el desarrollo de este proyecto.

Por favor entra en este link:


Gracias por su aporte para esta causa de corte informativo y educativo para entender el impacto del arco mineto a favor del conocimiento del planeta y su conservación.


Fotografía: Explora projects
Textos; versión Rosaelena Albornoz /Fuente; Nature Projects


miércoles, 9 de agosto de 2017

Pajarear en el siglo 21



Tersina virides Swallow tanager
Sus observaciones de los pájaros anotados celosamente en sus libretas de salidas de campo cobran valor si  los sube y registra en la herramienta que aglutina data de pajareros de aficionados, expertos y científicos del mundo desarrollada por  el laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell en el año 2002, sirve a distintos propósitos llamada ebird.  Así cada vez que levante su binoculares para identificar un ave, se pueden recopilar datos útiles.

Distintos registros en todo el mundo pueden dar información válida de pajareros, birders que están activamente saliendo al campo,  información que es utilizada y consultada por científicos alrededor del mundo sobre la presencia y movimiento de las aves. Sirve para detectar áreas sensibles donde la abundacia de una especie en específico corre riesgo entre otros.

Ebird conserva el aporte de su registro,  de sus listas e incluso resaltan la primera vez que una especie es reportada en un área geográfica, junto con el nombre del eBirder que la descubrió por primera vez.

El pasado 13 de Mayo de 2017 ebird informó que bajo el uso de esta herramienta  durante un día de monitoreo de observación en todo el mundo (Global Big Day), Colombia se ubicó como el país que mas vió aves en un solo día quedando en el primer lugar del  ranking mundial con 682 especies vistas en un día, seguido de Estados Unidos con 620 especies y Brasil con 593 especies y eso se conoce a través del registro en la herramienta de forma simultánea y global.

Ebird le invita a registrar cada ave que ve y que además cuente la cantidad de aves vistas, para así conocer que un pájaro fue visto en un lugar específico en una fecha específica dando información a la ciencia sobre la distribución y abundancia. Saber cuántas aves registra ayudará a los biólogos de eBird a determinar la abundancia de aves.

No hay que ser un experto en la observación de pájaros, eBird es utilizado por los observadores de todos los niveles de habilidad reportando las aves que ve y escucha e incluso errar si no está seguro acerca de su identificación.

Se puede contribuir a la ciencia a través de eBird ya que posee niveles  de control de calidad que mantendrán los avistamientos hasta que se verifiquen y convaliden ayudandole a identificar las especies con mayor precisión. Ebird ayuda a evitar errores de identificación, colaborando con los usuarios ebird a entender qué especies son probables en su área de origen. Si hay un rechazo de avistamiento no se desanime,  eBird estará interesado en sus avistamientos y existirá ayuda para validar si el registro corresponde finalmente con la zona y mejor hasta puede que sea una buena noticia para la ciencia ¡ no se sabe ¡! asi que la información previa de muchos pajareros le ayudarán a validar cuán cierto es su registro, así que la máxima Aprender lo que se espera en su área es el primer secreto para convertirse en un "buen" birder o buen pajarero.

Yo me fascino con eBird porque si  -nada mas- quiere revisar los - hot spot- de pajareo en todo el mundo puede saber las visitas recientes a ese sitio, que birders han pasado por allí,  que especies han visto y con información fotográfica y del canto del ave inclusive. Es fascinante yo considero que es maravillosa por eso les invito a que naveguen y pajareen virtualmente en esta página es verdaderamente encantador la ciencia al servicio de la pajararería y luego hagan sus registros.

Cuanto más observadores de aves utilizan eBird, y cuanto más rápidamente se reportan aves raras, más valioso es este recurso para todos.

La herramienta ebird  esta su dirección


Su tweeter es @Team_eBird






Fotografía; Edgloris Marys
Texto; Rosaelena Albornoz



miércoles, 2 de agosto de 2017

Tres datos curiosos del Hoatzín



Para la mayoría de nosotros, las selvas tropicales son sinónimo de bichos raros y criaturas exóticas.
Aunque muchas aves de la selva tiene patrones entre marrones y grises mates otras entran dentro del rango de los verdaderamente raro y extraño.

Los bosques tropicales, humedales, ríos, llanos de varios países latinoamericanos tienen la fortuna de contar con una de las especies de aves más raras en el planeta, el Hoazín.
El hoacín (Opisthocomus hoazin), también conocido como hoatzín, chenchena (en los Llanos), Pava serere (en Bolivia) ,  shansho (en el Perú), guacharaca de agua (en Venezuela) o pava hedionda (en Colombia es una especia rara de prehistórica apariencia.

La palabra náhuatl para el faisán, "uatzin" fue su nombre dado y aunque el pueblo náhuatl proviene de México y aunque nunca se hubiera encontrado con un Hoatzin, la palabra fue aparentemente adoptada por los colonizadores españoles que se encontraron con la especie en la cuenca del Amazonas.

Aquí están algunos otros datos curiosos acerca de este extraño pájaro:

Herbívoro
Mientras que muchas aves se alimentan de insectos, semillas y frutos, la mayoría de los Hoatzín comen hojas! En común con los rumiantes, como las vacas, poseen un tracto digestivo adaptado a una dieta principalmente vegetariana, y, debido a esto, se puede desprender un olor desagradable fermentación.

Único sobreviviente de un antiguo linaje
La extraña apariencia de la Hoatzín desconcierta a los taxonomista durante más de un siglo. Recientemente, los estudios de ADN-han demostrado que esta ave es en realidad el último representante de un linaje aviar que se remonta a la época de los dinosaurios.

Alas con garras
Los Hoatzins jóvenes utilizan garras en sus alas para trepar alrededor de la vegetación!

Los sitios “hot spot” donde puede ver este ave tan fascinante en América del Sur son los siguientes; Laguna Curichi, Santa Cruz en Bolivia. En Ecuador en la Laguna de Limoncocha, Sucumbíos, en Limoncocha National Biological Reserve, y en Napo Wildlife Center, Orellana, Ecuador. Bosque de Quinilla-, San Martín,  Manu Birding Lodge, Madre de Dios, lago Tres Chimbada Tambopata, en  Peru . En Colombia puede verse en  Finca El Porvenir ,  Bioparque Los Ocarros , La Macarena Río Guayabero   en el Meta y Río Orteguaza, Puerto Arango, Caquetá. En la Guiana Francesa en Guyane  Marais de Kaw. En Venezuela en Hato El Cedral , Piñero, entre otros.

Textos e ilustración: Rosaelena Albornoz


SiempreVerde ofrece el servicio de desarrollo de contenido para impulsar el aviturismo a su espacio natural,  escriba a siempreverde.venezuela@gmail.com


miércoles, 26 de julio de 2017

Los flamencos cultura y mitología !


Dentro de la cultura y literatura hay dos escritores americanos que en su narrativa nos muestran a los flamencos. Uno de ellos es  “El partido de Croquet” que es un juego de competición aparecido en la novela de Lewis Carroll, Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas. La imaginación del escritor en el capítulo ocho explica como es el pasatiempo favorito de la Reina de Corazones y un curioso pasatiempo para Alicia. Esta curiosidad es producida por el modo de juego, pues consiste en golpear erizos, utilizando un flamenco a modo de mazo, y hacerlos pasar por debajo de los Soldados Naipe. Asi como una especie de bate reluce el flamenco, en la fantasía de este autor.

Luego está Horacio Quiroga, quién escribió un cuento hermoso sobre el origen de los flamencos y cuenta como el color rojo de las patas de los flamencos proviene de una fiesta del Gran baile de las víboras a la cual estaban invitados pero  sus patas eran blancas. Viendo los flamencos que todos acudirían hermosamente vestidos comenzaron a buscar medias medias coloradas, blancas y negras. Una lechuza les ofreció unas medias de víboras de coral y las víboras descubrieron que las media no eran tales, eran medias de víboras de coral. Al verse descubiertos los flamencos quisieron volar y las víboras de coral,  les arrancaron las medias a pedazos, enfurecidas, y les mordían también las patas, para que murieran. Los flamencos no murieron con estas picadas. Corrieron a echarse al agua, sintiendo un grandísimo dolor. Gritaban de dolor, y sus patas, que eran blancas, estaban entonces coloradas por el veneno de las víboras. Pasaron días y días y siempre sentían terrible ardor en las patas, y las tenían siempre de color de sangre, porque estaban envenenadas. Hace de esto muchísimo tiempo. Y ahora todavía están los flamencos casi todo el día con sus patas coloradas metidas en el agua, tratando de calmar el ardor que sienten en ellas.

Sobre los flamencos y su origen y mitología me encuentro con que su nombre significa “llama o flama” y se lo dieron los egipcios por su color rojo fuego. En los principios de esta cultura los flamencos eran una representación del dios Ra, conocido como el dios del sol.

El flamenco se llamó Bennu, el mítico pájaro de Phoenix que simbolizaba la transformación alquímica en la que el espíritu se libera de los lazos de lo físico, una liberación de los límites del mundo exterior.

He visto flamencos tanto en la Ciénaga de Los Olivitos como en la Laguna de Unare y me han proporcionado oportunidades para dibujarlos en el cielo y en el agua recibiendo una impresión de ellos que trato de plasmar en un papel, como para guardarles en mi alma.

Quiero comprender para mí el significado del flamenco y lo que a mi me llama y me atrapa. Hay signos tanto en los sueños, en lo que uno sueña, así como en la vida despierta signos que están allí gritando sobre un cambio que todos anhelamos, sobre una necesaria muerte para renacer como personas incluso como nación. No una muerte física, sino una muerte de viejos esquemas, incluso viejas ideas, relaciones laborales, de cómo generarse un ingreso, los amigos, la familia biológica, la creada, la pareja, la muerte de un viejo yo. En el fuego el intenso color rojo del flamenco me dice que estamos a la puertas de un cambio gigantesco. Siento que estoy y estamos  tratando de re-emerger, un poco más consciente de  nuestras sombras. Venezuela esta pasión, este nuevo sol que muchos anhelamos por tu libertad esperamos sea pronto una realidad. Lo merecemos.

Textos e ilustración: Rosa Elena Albornoz



sábado, 14 de marzo de 2015

Rodeado de Hojas






Luego del susto que me llevé con ese perro, logré llegar hasta aquí. No sé ni cómo pero llegué. Desde aquí todo es mas claro y me siento mas cerca de quien soy en realidad. Al menos no me morderán. Lo que no sé aún es cómo me bajaré y si regresaré. Esta historia de fugas voluntarias o no,  se repite por tercera vez. Me recuerdo de mis primeros días de  nacido, cuando fui arrebatado violenta y rápidamente de los brazos de mi madre. Un frío recorría mi cuerpo. Descubrí lo que era capaz de hacer un ser humano por codicia. Tristeza y llanto para mi madre de quién no supe mas y ella no supo mas de mí. Por días deambulé en una caja de zapatos, pues soy pequeñito. Finalmente me dieron la bienvenida en este nuevo hogar que ha sido mi resguardo, mi refugio. Crecí huérfano de padres, y ahora estos padres de crianza me dieron unos hermanos que me adoptaron como un hermano menor, con todos los cariños y cuidados.  Pero en mi interior, buscaba la voz de mi madre, la única, la verdadera. Mis padres biológicos estaban siempre presentes, pero me confundía no recordar mi origen y aquí estoy otra vez, en  su búsqueda a ver si desde las ramas los  volvía a ver.
-Paul, Paul bajate de la rama, bajate de allí- gritaba la niña que siempre acompañaba a la Dok-to.
Desde abajo seguían todos mis movimientos con caras de angustia y me volvían a llamar. Pero esta vez si estaba decidido, me quedaría aquí rodeado de hojas y ramas que me hacían sentir fuerte y me hacían abrigar mis sueños otra vez. En esta oportunidad si estaba decidido. Me fugaría. Años atrás viví algo parecido y pensé que moriría ahogado o que sería llevado por la corriente, pero Andrés fue quién nadó a través del canal en mi búsqueda. Me rescató a pesar de no tener mas de doce años. Ese era un canal muy transitado por veloces lanchas. Me tomó con uno de sus brazos y con el otro con suma dificultad avanzaba, y así regresé de nuevo, en el brazo salvador de Andrés. Creo que entendí me amaban, y aunque había jurado que no regresaría, me deje llevar.
-Paul Paul baja de allí que se va hacer de noche-grito la Dok-to
Minutos luego de este llamado que desobedecí, un escalofrío recorrió mi cuerpo y entré en pánico ya era de noche. Nunca había estado fuera de mi casa, ni siquiera en las famosas piyamadas que hacen todos los niños a su edad donde usualmente hay una sección de cuentos de terror. Yo a pesar de todo estaba conforme con lo que me estaba tocando vivir, pero siempre sentía el llamado de mi naturaleza. Sin embargo, el verde  de las ramas tampoco me hacía familiar la noche. Sin cobija, sin sábanas, sin almohada, que siempre supe compartir en las siestas con mi hermano Andrés, me sentía extraño y solo. Las hormigas me molestaron, no conocía los murciélagos, las ranas me molestabas con su croar y la angustia de una noche y llena de sonidos desconocidos, no me dejaron dormir. Pase una noche de vigilia esperando el amanecer.
Al día siguiente, mientras despuntaba el sol, me decidí .
-Paul, Paul bajate de allí-, gritaban abajo del árbol mas niños y la Dok-to. Llegó Jorge el ayudante del observatorio de aves con una larga vara y una escalera y cómodamente me subí a la caña que trajo. Así bajé bajo una lluvia de vítores y  aplausos. Había vuelto esta vez,  transitando entre mis súbitos, como suspendido en una silla real , aclamado. Regresaba de un reino a otro,  como un ejemplar único. Claro, soy Paul, un amado y querido Loro Real.

Otras verdades de Paul
Paul es un simpático Loro Real (Amazona ochrochephala), que llegó a casa de la Dra Cecilia en su observatorio de aves en la Cortada del Guayabo Amarantha Casa de Colibríes. Paul le fue dado a cuidado de la muy conocida  Dok-to, como bien le dicen los niños de la calle Codazzi,  por la mejor amiga de la Dra.,  quién forzosamente emigró a un país donde iba a ser muy difícil ingresar a Paul. Lo maravilloso de la historia es que Paul, así como cientas de similares historias con Loros Reales, quiénes son bajados de los nidos para venderse, con la dolorosa pérdida de sus lazos naturales , se integró muy bién a ese núcleo  familiar  donde fue atendido como un miembro mas, incluso lo llevaban de playa en sus viajes los fines de semana a Río Chico. La migración de esos venezolanos al exterior  le dio una nueva posibilidad a Paul. Vivir rodeado de naturaleza en la Cortada del Guayabo y de niños que son su emoción y fascinación. Cuando vayan por alla pueden conocerlo.

Textos e ilustración
Rosaelena Albornoz M.


lunes, 27 de octubre de 2014

Unos Flamencos y pacíficos Gabanes




Un buen día la laguna habló viendo como los Gabanes Huesitos y los Flamencos discutían. La laguna viendo la resistencia y tensión de ambos les dijo: Como Ustedes no logran ponerse de acuerdo para comer mis frutos,  mis cangrejos, mis peces, mis camarones, creyendo que se agotan y no son suficientes,  yo como  agua me secaré,  y Ustedes se van a tener que ir de aquí o comer compartiendo lo que hay ¿ Cómo van a ponerse de acuerdo y servirse los unos a los otros ?

Con tal dictamen sobre sus cabezas, ambas aves acuáticas buscaron el Juez la Cotúa  Olivácea toda negra y sobria de cristalinos ojos marinos que miran mas allá de toda mentira y le plantearon el problema de la sequía de la laguna,  la escasez y quién comía mas o quién comía menos. El Gaban Huesito expuso el inconveniente de ponerse de acuerdo con los Flamencos argumentando que no le parecía necesario porque ellos metían medianamente su cabeza en el agua y los Flamencos la metían completa porque filtran el agua,  así que se podía concluir que quiénes comen mas son los Flamencos y que ellos en todo caso son los que deben irse. Los Flamencos expusieron que ellos perderían sus vestidos de color rosados-naranja si los obligaban a marcharse y que quedarían incoloros y descoloridos y que así no podrían volar porque no se iban a poder reconocer los unos a los otros en el azul del cielo.


 La Cotúa Olivácea les dijo: -Muy bien cada quién dio su explicación  no sé aún porque piensan que necesitan comer tanta comida , no les parece que pueden  compartir el agua ? Respondió el Gabán, que no porque ellos que vuelan a  ochocientos metros sobre la laguna, con el frío que hace allá arriba necesitan sostener su vuelo por varias horas y como  volar requiere mucha proteína y mucha energía ellos necesitan asegurar su comida. Seguidamente contestaron los Flamencos, quiénes no necesitan mucha comida porque con pararse en una sola pata conservan su calor aún cuando el agua de la laguna se enfría así que intervino nuevamente el Gabán y comenzó de nuevo la discusión. Intervino nuevamente la Cotúa: Señores no se diga mas. Visitaré a cada grupo de aves y anotaré que puede hacer el uno por el otro ya que se les hace difícil distinguir en qué son buenos y para qué son buenos.

Al día siguiente la Cotúa Juez se fue con su libreta y sus binoculares y vió como los  Flamencos se movían coreográficamente de un lado a otro, cómo movían sus picos y patas en un baile armonioso y acompasado y anotó son buenos bailando.

Siguió para los Gabanes y escuchó  sus picos ruidosos, como si se tratara del rítmico sonido emitido por las castañuelas españolas y anotó son buenos tocando las castañuelas.
Al día siguiente fueron llamados Gabanes y Flamencos y la Cotúa Juez dictó la sentencia para ordenar al agua que no se secara
- Para que la laguna no se seque los Flamencos han de bailar al son de las castañuelas de los Gabanes.

 A partir de ese dia cuando los Flamencos bailan es que mas atrás deben estar los Gabanes tocando con sus picos las sonidos agudos y graves de las castañuelas, encendiendo el fuego carmín de sus alas . Así la laguna no se secó y el fruto abundó.

Textos: Rosaelena Albornoz
Fotografías: Edgloris Marys
tweeter: @AlbornozRosa y @ysiempreverde

domingo, 19 de octubre de 2014

Habla la Naturaleza...vas a escuchar?

Seis famosos actores/directores de cine Norteamericanos han prestado sus voces para uno de los proyectos más ambiciosos de Conservación Internacional: "Nature is Speaking". Bajo el hashtag #NatureIsSpeaking, la organización sin fines de lucro produjo una serie de impresionantes videos en los cuales la tierra, los bosques, océanos y otros elementos son protagonistas. 
Nature is Speaking... will you listen?

viernes, 10 de octubre de 2014

¿Y qué dijo el colibrí ?



El Cola de Hoja Ocreatus underwoodii tenía ya varios días buscando la flor roja de múltiples hebras de la cual tanto se hablaba en la montaña. El poder de esa flor era un néctar que otorgaba energía y vigor a quien se alimentaba de ella. Era un tiempo cercano a las primeras lluvias, donde había muchos árboles en flor, pero no todos de néctar vigoroso. Al no haber muchos insectos, y con una clara falta de agua, el Cola de Hoja se dispuso a volar buscando la poderosa flor.

Llegó el Cola de Hoja underwoodii luego de tres días de vuelo en la montaña muy temprano en la mañana a un árbol de distancia de la renombrada flor roja de Cepillo y vio el obstáculo que le hizo pensar que no podía llegar jamás a sus estambres. No quería siquiera soñar probarla y mucho menos pensar en alimentarse de su néctar al ver que tenía que superar la barrera de cientos de Colibrí Serrano Gargantiazul (Adelomya melanogenys) que revoloteaban la flor. Sus vuelos intimidaban al que pretendía acercase. La protegían como celosos guardianes. La flor de múltiples estambres, alimentaba y soltaba el néctar si el vuelo de los colibríes eran con estilo acrobático. Y si eran fieros en su defensa, mas los alimentaba. Ese era la forma en que ella les pagaba por sus vuelos. Y así una exhibición permanente de múltiples colibríes la rodeaban. 

El Cola de Hoja se preguntó así mismo ¿Cómo poder probarla si ellos vuelan más rápido, con mas fuerza, y son mas escandalosos cuando comen ? Cuando volaban se hacían sentir, demostrando vigor y fortaleza. Yo en cambio -se decía a si mismo- soy de vuelo lento, no hago mucho ruido y cuando me alimento me cuesta mucho levantar mi cola como lo hacen los Serranos. Cuando me alimento apenas logro abrir la cola porque tengo dos hojas pesadas que guindan de ella. Cuando finalmente se decidió en ir volando en su primer intento hacia la flor de cepillo, se quedó enredado por su larga cola entre hojas y ramas y todos se rieron de él. Su cola era un impedimento que le hacía que su vuelo no fuera rápido, sino cuidadoso y lento. No podía con la frustración e indignación.

Al segundo intento al finalizar la tarde de ese día, comenzó a caer un tremendo palo de agua, el primero de la temporada, que lo detuvo a la mitad del trayecto, lo que le hizo retirarse. Ya perturbado por el hambre y por la contrariedad y su imposibilidad de volar con destreza, le costó conciliar el sueño. ¿Cómo podría llegar a la flor sintiéndose tan torpe y sin saber volar acrobáticamente como todos lo hacían? Él no tenía más nada consigo que su cansancio, su frustración y dos hojas que colgaban de su cola. Al día siguiente en el alboroto del amanecer, el Cola de Hoja underwoodii veía como comenzaban los vuelos acrobáticos de los Serranos Gargantiazules, que llegaban hasta lo alto del árbol y caían con gran velocidad. 

Ese día se cansó de sentirse menos y gritó a todos a viva voz y muy fuertemente: “Me siento mal por no volar como ustedes, porque yo vuelo como un abejorro, son mejores que yo en vuelo, en velocidad, en defensa pero mi larga cola trae dos hojas para la flor que serán de su agrado” y lo dijo como para coger fuerza ante los Serranos. Así se lanzó, sin temor, volando con su estilo abejorro, lento, callado y sin algarabía, voló abriendo sus alas entre ramas, palos, no se enredó con su cola, que logró dominar, maniobró, esquivó a varios Serranos que intentaron bloquearlo, se llenó de un coraje que no tenía y así finalmente con calma y con un gracioso vuelo, llegó a los estambres y a la flor de cepillo, quién descargó su néctar y esta es la foto del momento en que Cola de Hoja se alimentaba de la flor. Mientras los Serranos siguieron su disputa de quién acrobáticamente volaba mejor.

Texto: Rosaelena Albornoz
Fotografía: Edgloris Marys

domingo, 21 de septiembre de 2014

Una cuestión de honor




La reputación de Joseph Paxton estaba en juego. La competencia por hacer que la Victoria regia floreciera y fuera mostrada a la Reina Victoria, era cuestión de honor.  Ya la Reina le había dado el Título de Caballero por haber construído el mejor invernadero de Europa el Crystal Palace un edificio cuatro veces mayor que la Basíilica de San Pedro, donde además de orquídeas y otras plantas exóticas, la gran hoja, incomensurable, extraña, fuerte y misteriosa Victoria regia, habitaba. La hoja de la Victoria, impulsó al diseño del invernadero que era para la época fuente de atracción y multitudinarias visitas para ver una hoja sin igual proveniente de America, vista botánicamente por Aimée Bonpland y otros   como Tadeas Haenke quien murió en Bolivia, en el intento de quedar como padre del  descubrimiento. Tras muchos intentos y frustrantes recreaciones del medio acuático donde vivía la Victoria en América, para que floreciera, llegó como parte de su equipo de jardineros victorianos, Eduard Ortgies, proveniente de Alemania, con muy buenas referencias como jardinero en Berlín. Visitaba el invernadero Anni la hija de Sir Paxton, el primer día de trabajo de Ortgies como jardinero momento en el que se consiguieron frente al estanque artificial que se había construído para la Victoria y le preguntó
-Eres el nuevo jardinero ? Dificulto que florezca esa planta, los tres jardineros que intentaron floreciera, no lo lograron y fueron despedidos. Reproducir el agua de los ríos americanos ha sido difìcil , menos aún reproducir los rayos del sol y el calor inclemente.  El Duque de Northumberland, ya ha ganado el Duque de Devonshire florecienciendo orquídeas para la Reina, quien quiere ver la Victoria florecida y nadie lo logrado. Te deseo suerte.   Anni desapareció fugaz del invernadero. Decían que era enamorada de las plantas y no conversaba con los jardineros cuando estaba el papa presente. Pero Anni le gustó Eduard Ortgies, la pareció sencillo y callado. No era cualquier jardinero. Día tras día ambos se veían mientras Ortgies realizaba  las pruebas, los progresos, las pérdidas de  semillas que se quedaron sin germinar y sólo quedando dos semillas con las cuales seguir intentando crecía la tensión en Ortgies, quién no lograba ver ningún bulbo crecer. Ni asomo. Era ya principios de Noviembre, el invierno iba a empeorar todo. Ya se escuchaba que en los jardines  del Duque de Northumberland hasta habían traídos indíos guaraníes para que probaran el agua para ver si sabía igual que al agua donde vivía la Victoria en los espejos de agua americanos. Pero fueron  casi tres meses sin dormir, sin separarse de la Victoria, tocando, hablando, moviendo la gran hoja, el barro o limo que había que poner como fondo en el agua, imitando el ambiente húmedo del habitat americano hasta que poco a poco el bulbo comenzaba a salir a la superficie del estanque. Falta poco Anni, falta poco Sir Patxon. Falta poco. Desesperados por ver salir a la luz esa flor desconocida y sólo vista tras incómodos viajes a la América, ahora  por primera vez en el Reino Unido. 
Cuando floreció Anni le dijo a Ortgies:

On unbent leaf in fairy guise
reflected in the water, Beloved, admired by hearts and eyes


Quedó prendidamente enamorada Anni de Ortgies finalmente lo había logrado. Cuando fué llevada la flor a la Reina Victoria esta dijo: "Exacta y bella a la ilustración, Gracias" dijo la Reina con gran sonrisa y feliz de no tener que echarse al viaje de meses a América para ver la flor de la exótica planta.

Eran  las casi cuatro de la tarde, y me encontraba boceteando las hojas de las Victorias en la laguna Venezuela del Jardín Botánico de la Universidad Central cuando Anni y Ortgies me contaron como floreció en Europa la Victoria regia. Una planta singular con una flor ante la cual hay sin duda hay  inclinarse.


Textos: Rosaelena Albornoz @AlbornozRos
Ilustración: Wikipedia, Rosaelena Albornoz
Fotografías:  Enrique Ascanio  y Edgloris Marys 


viernes, 12 de septiembre de 2014

Máquina del tiempo



   Sabía que mi turno de visitar ese jardín llegaría de alguna manera. Bajo una inclemente lluvia esperaba a que me pasaran buscando, mi hermana Diana y nuestro amigo Enrique. La lluvia puso el ambiente un poco frío. Contabamos con aproximadas tres horas de luz  para ver cuáles especies de colibrís habitaban en ese jardín así que no podíamos dormirnos, teníamos que ver todo de forma rápida. Tenía listos mi bolso,  cámara, binocular y libros en mano. Pero la espera y la lluvia me disgustaron. Ese jardín tenía que darme la oportunidad de tomar unas buenas fotos en tres horas. Adicional me sentía inquieta,  en definitiva tenía que aceptarlo la lluvia detuvo mis planes de una visita perfecta. Me habían comentado que quien iba al jardín de Enma quedaba prendado por las especies de colibríes de su jardín. Serían las mismas especies de colibríes que existen en Caracas, pero siempre es retador tratar de buscar uno nuevo o tropezarse con el que menos se ve. 

   Fuimos recibidos por Emma, quién con brazos abiertos abrió la puerta de su jardín.  Una vez sentados nos ofrecieron agua y café. Y pienso que el café tenía alguna sustancia o aditivo De pronto me ví sentada trescientos años atrás, frente a las Cicas  tan clara y distintiva el macho de la hembra. La temperatura muy fresco mas bien hacía frío, me hacía sentir en medio de un privilegiado bosque, pero esta vez ocho millones de años atrás, tenía al frente de mí cientos de multicolores bromelias con sus tanques y copas rebosadas de  aguas con diminutas plantitas  y ranitas en su interior. Neoregelias Lorena, Neoregelia compacta, Neoregelia “Yang”, Neoregelia compacta, Neoregelia Fireball, Guzmania Superb, Aechmea chantinii, se mostraron ante mi.

Cycas femenina y masculina

Cyca femenina

Cyca masculina

   Fui  despertada de mi paso por la era prehistórica cuando Enma me preguntó:
-Y ya viste los colibríes que visitan el jardín ? Sentí una pena terrible, me había distraído con las plantas y tomé los binoculares y el libro y rápidamente fui contando hasta diez y nueve especies de colibríes, entre ellos mi guerrero Colibrí orejivioleta marrón, Colibrí orejivioleta grande, Colibrí verdecito, Mango Pechinero, Ermitaño Limpiacasa…hasta que me detuvo un colibrí de color marrón sucio,  una especie desconocida para mi. Era como un Mango Pechinegro y en efecto Enma tiene en su jardin un Mango Pechinegro, pero albino, así fué descrito por los expertos. Ya eran casi las 6 y media y los colibríes aparecieron como moscas, en bandadas, era la última hora del día para alimentarse . 



   El particular sonido del vuelo, parecido al de la abeja, arreció. Eran como 300 colibríes.  Quiénes con mucha prisa, comen respetando su turno para libar el néctar artificial de los aproximados 30 comederos que Enma tiene instalados estratégicamente en su jardin. Habían pasado tres horas ya el sol daba sus últimos rayos. Ya me sentía alegre en sintonía con el jardín de Enma, me había olvidado de la luz o las pocas horas que tenía para la visita. 



   Un vino tinto Merlot servido a la temperatura de quince grados servido por Antonio el esposo de Enma me permitó ver a Enma cuando era niña y cuidaba con devoción sus maticas que tenía en un patio para ella sola por allá en San Juan de Los Morros imitando lo cuidadosa y amante de las plantas de su madre. También logré ver a la Enma que asistía a la escuela y pude a su maestro que pedía frutas a los alumnos para dar de comer a los pájaros que visitaban el árbol del patio central de la Escuela. Un maestro como pocos. Comenzaba a llegar la noche y con ella la conversación junto al vino, y los visitantes del jardín Diana y Enrique. Ellos siguieron tomando junto a Enma y Antonio. Yo decidí dejarlo hasta allí, estaba relajada, no necesitaba mas que quedarme tranquila . Fue una visita perfecta.  

Yo soy Mango Pechinegro albino
Fotografías y textos: Rosaelena Albornoz.
Colibrí albino: Enrique Ascanio
Textos: Rosaelena Albornoz , twitter @AlbornozRos y ysiempreverde
Sigan en FACEBOOK en Pescando en mi Jardín, las aventuras de Enma Pescador y sus colibrìes.