jueves, 5 de julio de 2012

Lecciones de amor de las Tortolitas rojizas




   Observar las tortolitas rojizas nos puede enseñar lecciones sencillas de fraternidad, compromiso y amor.
   La ventana del cuarto del apartamento donde vive mi mamá, tiene un comedero improvisado. Un platico chiquito con arroz picado que es visitado por esta pareja, que van y vienen juntos, o llegan de forma separada, para juntarse nuevamente en el comedero. Las hemos nombrado cariñosamente “ hueveticas” . Cuando vemos al macho, más atrás viene la hembra. Pero eso si. Fieramente no dejan a otra ave entrar al comedero si están juntos. Juntos comen, juntos admiran la calle y el panorama desde esta ventana. Pican el arroz juntos y conversan con arrullos susurrantes. En un mínimo espacio. Sus votos de unión son mas serios y consolidados que en nosotros los humanos. Su unión dura toda la vida. Sólo la muerte los separa.


Las culturas de muchos países reconocen la constancia y la delicadeza de estas aves asociadas con el amor y la paz. Los antiguos griegos y romanos hacen honor a la paloma como símbolo de amor. Era el pájaro sagrado de Afrodita y Venus, sus diosas del amor. Para los chinos, japoneses e hindúes, la paloma simboliza la paz.
   Esta pareja se siente incómoda si hacemos mucha bulla, son asustadizas y se van muy rápido si nos movemos de forma brusca. Las palomas parecen contentarse con una vida sencilla .
   Desde el Antiguo Testamento al Nuevo Testamento en la Biblia, la paloma apareció como un mensajero de buenas noticias. Una paloma entregó un ramo de olivo a Noé para marcar el final de la gran inundación y para mostrar que la paz había sido restaurada entre Dios y el hombre. A partir de ese evento, la paloma y la rama de olivo se convirtió en símbolo de la paz y la reconciliación.



   Una paloma se apareció en sueños a los padres de María antes de su nacimiento para hacerles saber el importante papel que podría desempeñar en la historia religiosa como la madre de Cristo. Una paloma fue la señal para José de que María se convertiría en su esposa. La leyenda dice que las palomas arrullaron a Jesús para calmarlo y dormir en el establo de Belén y para la bendición ritual del niño, José llevó dos palomas blancas como una ofrenda a los sacerdotes.
   En el bautismo de Cristo, el Espíritu de Dios descendió de los cielos como una paloma y las palomas se presentaron en la resurrección de Cristo como símbolos del amor y la paz en su vida. A lo largo vivo de Cristo, las palomas le rodeaban con su belleza y dulzura.
   Para mi madre es así, esta pareja acompaña sus horas de tejido de forma calmada y su presencia es vida, alegría. Esta pareja de tortolitas rojizas, tan pequeñas, tan frágiles son la compañía de mi mamá y así ella me lo expresa. Esta pareja ofrece más que una experiencia de observación de aves y de entretenimiento. Los humanos tenemos mucho que aprender de nuestros amigos los pájaros: la constancia, el compañerismo la armonía y la confraternidad.



Textos y fotografías: Rosaelena Albornoz
twitter @rosaelen, Facebook: Rosaelena Albornoz


Puede reproducir este material con muchisimo gusto, previa solicitud a los autores siempreverde.venezuela@gmail.com

6 comentarios:

  1. PRECIOSA HISTORIA...NARRACIÓN Y AUN MAS LA DOCUMENTACION FOTOGRAFICA...MOMENTOS MARAVILLOSOS EN CASA DE TEO!

    ResponderEliminar
  2. Hola, excelente blog !
    Que bellas tortolitas !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Olivia, nos alegra mucho tu visita al blog, esperamos que lo sigas disfrutando. Saludos!

      Eliminar

Déjanos tus comentarios!