viernes, 12 de septiembre de 2014

Máquina del tiempo



   Sabía que mi turno de visitar ese jardín llegaría de alguna manera. Bajo una inclemente lluvia esperaba a que me pasaran buscando, mi hermana Diana y nuestro amigo Enrique. La lluvia puso el ambiente un poco frío. Contabamos con aproximadas tres horas de luz  para ver cuáles especies de colibrís habitaban en ese jardín así que no podíamos dormirnos, teníamos que ver todo de forma rápida. Tenía listos mi bolso,  cámara, binocular y libros en mano. Pero la espera y la lluvia me disgustaron. Ese jardín tenía que darme la oportunidad de tomar unas buenas fotos en tres horas. Adicional me sentía inquieta,  en definitiva tenía que aceptarlo la lluvia detuvo mis planes de una visita perfecta. Me habían comentado que quien iba al jardín de Enma quedaba prendado por las especies de colibríes de su jardín. Serían las mismas especies de colibríes que existen en Caracas, pero siempre es retador tratar de buscar uno nuevo o tropezarse con el que menos se ve. 

   Fuimos recibidos por Emma, quién con brazos abiertos abrió la puerta de su jardín.  Una vez sentados nos ofrecieron agua y café. Y pienso que el café tenía alguna sustancia o aditivo De pronto me ví sentada trescientos años atrás, frente a las Cicas  tan clara y distintiva el macho de la hembra. La temperatura muy fresco mas bien hacía frío, me hacía sentir en medio de un privilegiado bosque, pero esta vez ocho millones de años atrás, tenía al frente de mí cientos de multicolores bromelias con sus tanques y copas rebosadas de  aguas con diminutas plantitas  y ranitas en su interior. Neoregelias Lorena, Neoregelia compacta, Neoregelia “Yang”, Neoregelia compacta, Neoregelia Fireball, Guzmania Superb, Aechmea chantinii, se mostraron ante mi.

Cycas femenina y masculina

Cyca femenina

Cyca masculina

   Fui  despertada de mi paso por la era prehistórica cuando Enma me preguntó:
-Y ya viste los colibríes que visitan el jardín ? Sentí una pena terrible, me había distraído con las plantas y tomé los binoculares y el libro y rápidamente fui contando hasta diez y nueve especies de colibríes, entre ellos mi guerrero Colibrí orejivioleta marrón, Colibrí orejivioleta grande, Colibrí verdecito, Mango Pechinero, Ermitaño Limpiacasa…hasta que me detuvo un colibrí de color marrón sucio,  una especie desconocida para mi. Era como un Mango Pechinegro y en efecto Enma tiene en su jardin un Mango Pechinegro, pero albino, así fué descrito por los expertos. Ya eran casi las 6 y media y los colibríes aparecieron como moscas, en bandadas, era la última hora del día para alimentarse . 



   El particular sonido del vuelo, parecido al de la abeja, arreció. Eran como 300 colibríes.  Quiénes con mucha prisa, comen respetando su turno para libar el néctar artificial de los aproximados 30 comederos que Enma tiene instalados estratégicamente en su jardin. Habían pasado tres horas ya el sol daba sus últimos rayos. Ya me sentía alegre en sintonía con el jardín de Enma, me había olvidado de la luz o las pocas horas que tenía para la visita. 



   Un vino tinto Merlot servido a la temperatura de quince grados servido por Antonio el esposo de Enma me permitó ver a Enma cuando era niña y cuidaba con devoción sus maticas que tenía en un patio para ella sola por allá en San Juan de Los Morros imitando lo cuidadosa y amante de las plantas de su madre. También logré ver a la Enma que asistía a la escuela y pude a su maestro que pedía frutas a los alumnos para dar de comer a los pájaros que visitaban el árbol del patio central de la Escuela. Un maestro como pocos. Comenzaba a llegar la noche y con ella la conversación junto al vino, y los visitantes del jardín Diana y Enrique. Ellos siguieron tomando junto a Enma y Antonio. Yo decidí dejarlo hasta allí, estaba relajada, no necesitaba mas que quedarme tranquila . Fue una visita perfecta.  

Yo soy Mango Pechinegro albino
Fotografías y textos: Rosaelena Albornoz.
Colibrí albino: Enrique Ascanio
Textos: Rosaelena Albornoz , twitter @AlbornozRos y ysiempreverde
Sigan en FACEBOOK en Pescando en mi Jardín, las aventuras de Enma Pescador y sus colibrìes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Déjanos tus comentarios!