viernes, 3 de enero de 2014

Walter Arp, arte y naturaleza


Un poco extrañados por el día y hora de  la visita, el personal de seguridad me  recibió amablemente. Ninguna persona estaba en la sala de exposición. Era un tres de enero del 2014 a las 12 del mediodía. Una sala perfectamente montada en la sede de exposiciones del Banco Central de Venezuela, me invitaba con privacidad e intimidad a su recorrido. Confieso que asisto a las salas de exposición llena de emoción. No sé por dónde comenzar. Leo las leyendas, los títulos de las obras y no sé cómo comenzar. Era la exposición de las aves de Walter Arp. No sabía muy bién que iba a conseguir. Confieso que sus obras no  habían llamado poderosamente mi atención. Conocía el trabajo de Walter Arp, pero hasta ahí.  No me emocionaba para decir “oh que maravilloso o fantástico es Walter”. Pero esa opinión cambió al salir hoy de allí.



Ciento treinta y un acuarelas,  guardadas celosamente por el Banco Central de Venezuela para celebrar su 73 aniversario y utilizadas para el libro Avifauna venezolana, libro publicado por el Banco Central en el año 1965, revelan la fervorosa y desinteresada empresa a la que se dedicó Walter durante su vida, que fue divulgar y dar a conocer nuestras aves venezolanas. Para la época sólo contaba con sus propios cuadros, exposiciones, libros y las estampillas donde sus aves fueron publicadas, herramientas con las que contó Walter para divulgar. Las 131 acuarelas muestran, cuentan, dicen, cómo son algunas de las aves que viven entre nosotros y cómo fueron registradas por el ojo observador de Walter. 

Su trabajo nos relata qué hacen estas aves, dónde viven, en qué ambiente se encuentran, cómo cuidan su cría, cómo cazan, cuenta acerca de lo vistoso de sus colores, de su comportamiento, su ánimo y su espíritu. Un cuento donde cuadro a cuadro las aves viven , donde se puede casi que sentir cada línea que dió con el pincel Walter, para dar vida, ánimo y espíritu a sus aves. 

Nunca supe cuando delimitar el trabajo del artista al trabajo del ilustrador científico, lo que si les puedo decir es que Walter esta presente 48 años después en este trabajo que esperó tanto tiempo para dar un aliento a quiénes se dedican al trabajo de promover la conservación de las aves y de invitar a su contemplación.  


El reto de Walter fue que su mirada logró ver mas que cualquier fotografía. Por ello su extenso e ilimitado valor.

La exposición estará abierta hasta el 30 de Enero del 2014. La maravillosa curaduría es de Sergio Antillano.

Textos : Rosaelena Albornoz

@ysiempreverde

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus comentarios!