lunes, 30 de diciembre de 2013

Feliz Año 2014

Colibrí Coludo Azul, La Azulita, Mérida

Nos toca despedir el 2013. Fue un año extraordinario, durante el cual disfrutamos de la Venezuela que queremos: rodeados de vida y paisajes hermosos. Conocimos el Bosque Nublado de San Eusebio, en la vía a La Azulita (Mérida), santuario natural donde habita un Venezolano amenazado de extinción: el Pino Laso. Fuimos testigos de los esfuerzos que realiza para su preservación un equipo multidisciplinario de la Universidad de Los Andes. En la zona, estuvimos viviendo una semana entre colibríes endémicos, con nuestra base de observación situada en una de las posadas más hermosas del país: La Estancia La Bravera, un verdadero paraíso entre las montañas. 

Cada día de este año verificamos como crece entre los Venezolanos el amor por las aves. Surgieron nuevos grupos de observadores, como los amigos de Caracas Alada. Así mismo, nuevas iniciativas amplían el circuito de colibríes en Caracas, y tuvimos la hermosa experiencia de conocer el proyecto ecoturístico de Tomas Fernández y su Pengoncito, Parque de Colibríes.  

Durante el curso del 2013 nos nutrimos de nuevas experiencias,  lugares y personas excepcionales, las cuales servirán de puntos de partida para nuevos proyectos en el año por venir. Más allá de estas reflexiones, esta nota es nuestra oportunidad para desearles a nuestros seguidores -nuestros inspiradores y quienes hacen posible nuestro trabajo como reporteros de la naturaleza- un excitante y productivo año nuevo.

Feliz Año, Venezuela!