lunes, 15 de octubre de 2012

La huida de las aves






….el hombre derribó árboles para hacer su canoa, sus cabañas, su lecho, su ataud. Y por siglos y siglos no hizo sino derribar árboles, aquellos que cuidadosamente había ido levantando la savia en años y años de esfuerzo sostenido; hambriento de árboles el hombre, voraz mucho más que las termitas que convierten en polvo los troncos, más muchos más que gusanos y bachacos que apenas si devoran las hojas, el hombre tumbó árboles sobre el lomo de los ríos gigantescos por donde fueron flotantes hacia las ciudades, hacia el mar. Y crecía el número de hombres y a medida que crecía, eran también más y más los árboles caídos, los bosques desolados, las selvas que se volvían desiertos y en todo árbol derribado por el hombre había nidos, había pájaros y también aves en las rocas, en las cuevas, bajo las frondas, en el soto bajo, en sus cantos, sus trinos. Y cada vez que caía un árbol, volaban más allá los pájaros naúfragos y cada vez que una selva se tornaba en desierto huían las aves que dormían entre yerbas y arbustos.Carlos Augusto León, La Huída de las Aves
Como llamado a detener la construcción de la planta de desechos sólidos en la Cortada del Guayabo, Caracas. Gracias por sus Retweets !


Amaranta Casa de Colibríes, Calle Codazzi, Cortada del Guayabo


Fotografías: Edgloris Marys
Fuente: tomado de La Huída de las Aves, Carlos Augusto León, Editorial Arte 1981
Amaranta Casa de Colibríes http://casadecolibries.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus comentarios!