lunes, 17 de octubre de 2011

Regalos de la naturaleza

Los recuerdos de mi niñez pasan por las largas vacaciones que tenía todos los años en Los Caracas, una ciudad vacacional ubicada en el Estado Vargas, en Venezuela. Mi mamá sola y hoy día jubilada, hacía todos y TODOS los esfuerzos posibles para retirarse con nosotras, tres hermanas a disfrutar de la montaña, del río y del mar. Disfrutábamos de cómo caía la tarde, de cómo recoger conchas de mar, de la naturaleza y sus sonidos. Ese reencuentro y esa ceremonia de retirarnos a ese santuario natural es una impresión que no se ha borrado en el transcurrir de los años, y que me ha acompañado siempre. Quiero compartir con ustedes algunas ideas del libro Last Childs in the Woods, escrito por de Richard Louv quién ha generado todo un movimiento a favor del conectarse con la naturaleza y la importancia que tiene para los niños y para nosotros los adultos.


Por qué necesitamos regresar a la naturaleza
Todos necesitamos maravillarnos y la naturaleza nos permite esa capacidad de asombro. La naturaleza amplifica nuestro tiempo, lo hace eterno y también nos hace humildes ante su grandeza. Quién no recuerda la sensación que teníamos cuando niños al estar en la naturaleza, esa sensación de libertad, de aventura, de fantasía y de privacidad distante del mundo de los adultos, un mundo de paz ? Es distinta esa sensación cuando somos adultos ?

Desorden por déficit de contacto con la naturaleza
No conectarse con la naturaleza, tener un déficit de ella genera entre otras cosas una disminución de los sentidos, dificultad para tener atención y una alta tasa de enfermedades emocionales y físicas, depresión, aumento de la obesidad por inactividad entre otros. La conección excesiva con Internet y la exposición sin límites a medios como la televisión nos tienen divorciados del entorno, dando espalda al mundo natural. Al aire libre. A los espacios naturales.

El contacto con la naturaleza genera amplios beneficios. Hacen al hombre mas despierto, espiritual y humano. En niños con problemas mentales y desordenes de atención a quiénes se le ha medicado, se les indica adicionalmente como terapia alternativa el contacto con la naturaleza como una terapia sanadora y a la par en los resultados de sanación y recuperación. Si bien es cierto que los estudios indican que el contacto con la naturaleza no sana una depresión severa, el contacto contínuo y permanente con ella alivia síntomas de depresión en niños. Peter Kahn en The Human Relationship with Nature confirma en su libro que cientos de estudios revelan que el contacto con la naturaleza reduce el stress en niños.

“El tiempo que invertimos en la naturaleza no es un tiempo de ocio, es una inversión de tiempo que hacemos en la salud física y mental de nuestros hijos y la propia. Los niños son una especie en extinción y su salud y la salud de la tierra son inseparables”. Richard Louv




Textos: Rosa Elena Albornoz
Fuente: Last Child in the woods by Richard Louv and http://richardlouv.com
Imagen: from Richard Louv http://richardlouv.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus comentarios!