domingo, 22 de mayo de 2011

Captar el mensaje de la naturaleza

Cada vez mas personas buscan una relación más profunda que les permita conocer a la Naturaleza desde dentro, desde una relación de unificación, de contemplación, donde el sujeto y el objeto sean uno.

Esa mirada ayuda a comprender que una montaña, un río, un bosque,  son algo más que un conglomerado de minerales, una masa de agua, unos troncos de árboles,  y nos habla de nuestra misión personal, del santuario interior desde el que debemos ejercer nuestra acción en el mundo, la de guardianes de un tesoro escondido a los ojos del hombre moderno.




Como dice Jean Biès toda la naturaleza esta ahí para enseñarnos quienes somos. Esa es su importancia pedagógica. “A nosotros nos corresponde saber captar sus mensajes, descifrar sus «claves», recordar sus lecciones; y para escucharlas más de cerca, decidirnos de una vez por todas a instalarnos en su seno, conllevando eso un completo giro en nuestra vida o incluso un cambio hacia un destino más modesto. Pero ¿qué no haríamos para escuchar al polvo decirnos que nosotros somos polvo de estrella, lo cual nos hace ser estrella? ¿o escuchar al viento decirnos que no somos mas que un soplo (pneuma), y que Pneuma significa Espíritu?”
¿Cómo despertar a ese tipo de conciencia que permite ver que estamos rodeados de milagros ante los cuales abismarse, como decía Shahrazade, en los «límites del asombro y la admiración»?

Les dejo un breve texto del  Libro de Eckhart Tolle, EL Silencio habla, para complementar y sumar lo comentado anteriormente. Un saludo !

Mira un árbol, una flor, una planta.
Deja que tu conciencia descanse en ellos.
¡Qué quietud manifiestan, qué profundamente enraizados están en el Ser!
Permite que la naturaleza te enseñe la quietud.
Cuando miras un árbol y percibes su quietud, tú mismo te aquietas.
Conectas con él a un nivel muy profundo.
Te sientes unido a cualquier cosa que percibes en y a través de la quietud.
Sentir tu unidad de ti mismo con todas las cosas es verdadero amor.


Textos: RosaElena Albornoz
Fotografías: Edgloris Marys

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Déjanos tus comentarios!